la lámpara

El equilibrio informal prescinde de la simetría y se obtiene contrastando los pesos visuales de los elementos, buscando diferentes densidades, tanto formales como cromáticas, que nos permite armonizar visualmente dentro de una asimetría intencionada. Y en eso andaba enfrascada cuando me dispuse a agenciar la luminaria para la estancia del hogar destinada al yacimiento propio.

(+leer)

en busca de la felicidad

—No, me niego, no voy a aceptarla. No dejaré que cometas este error, no puedes irte así sin más. No puedes hacerme esto.

He perdido la cuenta de las horas que llevo sentado frente a ti. Encerrados en esta habitación. Oyendo sin oír de fondo tu inacabable runrún cargante de palabras vacuas. Interpretando escrupulosamente cada uno nuestra correspondiente comedia de la que ya no formo parte.

(+leer)

el parque

Como buen ciudadano que soy de este terruño, hoy al igual que mis compatriotas, gozo de tres mil seiscientos segundos para la práctica de deporte individual o un único paseo con una distancia no superior a cien mil centímetros respecto a mi domicilio tras largos días de confinamiento.

(+leer)

rubáiyátas

Recuerdo la mañana que apareció en la biblioteca del centro; de inmediato la vocinglería allí reunida se acalló bajo su figura enjuta y desgarbada. El pelo desaliñado y un encarnado pañuelo anudado al cuello acentuaban ese aire bohemio de aquel que no sabe dónde está ni tampoco le importuna en demasía.

(+leer)

saw

Me despierta un fuerte dolor de cabeza. Me revuelvo e intento acomodarme pero todo mi cuerpo se aqueja dolorido, entumecido. Yazco sobre el frío suelo sin más cobijo que el escaso atuendo que cubre mi yerta figura y en entremedio de lo que más probable sean mis vómitos.

¿Dónde estoy?

(+leer)