el porqué del origen

ineludible pago de esta cuenta pendiente, de años de olvido y descuidos, de sueños incumplidos, de apalazamientos sin postergación, de obviar y acallar la necesidad primaria de ser

y heme aquí desempolvando ese ser, cansado y viejo que se revela y se revuelca, que reclama su presencia, que exige su supervivencia fuera de concesiones y cometidos, que brota para tomar una bocanada de aire hambiento por saborear su auténtica naturaleza y que despierta después de ti

»la maldita, Junio 2014

rubáiyátas

Recuerdo la mañana que apareció en la biblioteca del centro; de inmediato la vocinglería allí reunida se acalló bajo su figura enjuta y desgarbada. El pelo desaliñado y un encarnado pañuelo anudado al cuello acentuaban ese aire bohemio de aquel que no sabe dónde está ni tampoco le importuna en demasía.

(+leer)

pulsaciones

No me duelen prendas asentir que en la distracción de mi ensimismamiento el distinguir ciertos sonidos de determinados objetos desata de una forma animal y descarada mi libídine y, precisando con más meticulosidad, el peculiar sonsonete del mecanografiar con brío un estruendoso teclado. Que de poder optar mi persona el que esta evocación se ajustara a algún deslucido recuerdo de mis vivencias, desearía que perteneciera al deslizar de tus manos varoniles aplastando las teclas dando vida a versos envueltos en humo de picadura de liar junto a unos amartelados trozos de hielo del último trago de whisky revueltos en un sucio vaso adentro de una inhóspita habitación en vez de ser propiciada por un loro coquetuelo y mi inexperta cabeza acomodada entre dos tremendos pechos turgentes en el ínterin de incontable tardes de verano.

Explícome.

(+leer)