[052]

Ya sabe cómo va esto; casi inexplicablemente se enredan los pensamientos con el sonido de la gravilla tras tu paso y a medida que aprietas la marcha más vueltas le das y lo que en un principio es una fugaz reflexión se hace un nudo por dentro y te incomodas por tu falta de aporte a la humanidad y en una simulación casi de huida de pronto das de bruces con un vehículo todoterreno de alta gama estacionado hasta las trancas de polvo y te sorprendes dibujando en la luna trasera un mirífico mensaje transcendental tal que así: ‘con menos tierra se siembran patatas’ ilustrado tal aforismo con un puñado de esas pollas pueriles que se perfilan sin levantar el lápiz adornando los márgenes de apuntes adolescentes que aún, a día de hoy, me entusiasma plasmar allí donde fuere y con el corazón en la boca embriagada por la emoción sé que por todo esto pasaré a la posteridad.

Y usted, ¿cuál es su contribución para hacer de esta vida menos gris?

[051]

No dejo de darle vueltas a tu pregunta del porqué te pasan estas cosas, del cabreo de tu necesidad de que alguien te explique el porqué confirmándote que eres estúpido al no vacilar frente a la simulada franqueza de quiénes comparten tu vida. Y por más que lo pienso no sabría decirte, quizás, la cuestión habría que encauzarla en dirección a lo que estamos dispuestos a transigir que nos hagan descuidando en el ínterin el respeto hacia uno mismo por miedos, inseguridades, por tener la plena convicción de no ser merecedores o justo todo lo contrario, por maltratarnos haciéndonos creer que merecemos todo aquello malo que nos acontezca.

Qué sé yo; pero no voy a tolerar bajo ninguna premisa la autoculpa precisamente porque, querido amigo, por mucho que se empeñen cuando entregas tu confianza íntegra librada de reservas lo mínimo a exigir es que no la devoren con calculada mendacidad. ¿Me oyes? ¡qué les jodan!

Y no, no estás solo.

[050]

A veces inspiro muy muy pero que muy profundo para luego justo después expeler el aire aspirado y sello firmemente los labios obstaculizando así la más remota probabilidad de escape en una coordinación magistral digna de estudio con el único deseo de que alcance el impulso necesario hasta llegar al umbral de tu boca convertido en una bocanada de aire fresco para cuando el desaliento te arremeta.

[048]

Cargar, descargar, montar, atornillar, armar, acomodar, limpiar, ataviar, estirar, colocar, ordenar, clasificar, disponer milimétricamente, limpiar, apilar, cargar, descargar, ultimar, limpiar limpiar limpiar y, honrando el horario previo de rigor, evaporarse antes de cualquier celebración de festejo.

Norma de la casa.

La única juerga que hogaño me autorizo es la proporcionada por las obras completas afinadas de Yoko Ono en el amparo de mi madriguera; qué leches, no todo va a ser trabajar.

[047]

Me tomo mi tiempo, no crea, pero tras una auditoria con esmerada escrupulosidad a las canastas de la concurrencia asistente en mi autoservicio de cabecera durante la adquisición de los víveres que sustentan a mi persona, esta misma, proclama electa la más desordenada y muy discretamente la adiciona con artículos discordes poco antes de pasar por caja. Llegado el citado momento observo las espontáneas reacciones de los propietarios de las cestas agraciadas y en el cenit de mi descollante éxito me digo ‘¡ea! figura ya te puedes morir tranquila’.

[046]

En la frialdad de la doma de montar en cólera y del desquite de tremendo cabreo sin atisbo de inquietud en la firmeza, canalla de mí, agarro de muy malas maneras al caricato de pegman y lo zarandeo, lo vapuleo, lo arrastro por los confines más apartados que ideo trazar para finalmente desampararlo a su fatalidad en calles mega amenazadoras.

La crueldad jamás conoció tal ponderación, sí, lo sé; pero mitiga mi entristecido desamparo saberlo perdido y, en el preferible de los casos, molturado a palos.